Un campeón del cientificismo: Quételet