«Una promesa mesiánica de nuevo cuño». Fin de la historia y espíritu del marxismo